martes, 19 de septiembre de 2017

Recado



Tal vez alguno diga
que yo me alabo
y qu’eso de alabarme
no es cosa’e gauchos;
pero a mi se me ocurre
que no ha pecado
quien habla de su apero
como yo hablo.

¡Venga, mi amigo gringo;
venga a mirarlo!
Y si usté me asegura
que allá en su pago
se luce algún apero
como el recado,
¡por la cruz de mi acero:
se lo regalo!

No miremos la plata
que hay en los bastos
ni ese poquito de oro
que no hace al caso:
miremos el apero
¡limpio! ¡pelado!
(¡Que así se ven las cosas
que valen algo!).

Acá va la encimera,
la cincha, el basto,
los mandiles, las matras,
pegüal y lazo;
cojinillo, carona,
carpincho u chancho,
boleadoras y estribos,
rienda y bocado.

Con ese apero tiene
nuestro paisano
todo cuanto precisa
pa’ su trabajo.
En la marcha, le ofrece
su lomo blando;
cuando el hombre se apea
para un descanso
el recado se arrolla
y hace de banco.

Y cuando al fin la noche
les manda un alto
y es preciso tenderse
bajo los astros,
el recado se estira;
se pone largo
y su dueño se duerme
como en el rancho:
¡la cabeza en la almohada
que le hace el basto!

¡Venga, mi amigo gringo,
venga a probarlo!
Y si usté me asegura
que allá en su pago
ha visto algún apero
como el recado,
¡por la cruz de mi acero:
se lo regalo!



Dende gurí (Milonga)



Dende gurí vine a dar
con mi tata a los galpones,
y entropillao con los peones
a un orden dentré a quedar
pa’ vender tortas, arrear,
pasteles, mate cocido,
que iban engordando el cinto
de latas pa’l capataz.

Ya mocito fui tratao
pa’ oficiar de benteveo,
rejuntando el menudeo
me lo pasaba encorvao.
Dispués, al brete mandao
de agarrador, le garanto,
nunca me han dolido tanto
la cintura y el costao.

Va saliendo del galpón
oro blanco en la majada,
con tanta cabra pelada
se regocija el patrón,
y hecho arco sobre el vellón,
bajo el rigor de la zafra,
voy redondeando semanas,
tijera, charque y pirón.

Pero el día ha de llegar
de esquilar nuestras ovejas
y aquella esperanza vieja
la hemos de ver madurar.
Vellones ya no serán
nubecitas pa’ los pobres,
ni redondos medallones
de unos poquitos nomás.



Costumbres (Milonga)

(Pintura: Eleodoro Marenco)



Podrán acallar mi voz
Pero no mellarme el canto
Porque sucede que el alma
Donde el cantar arraigambro,
Se acostumbra a bellaquear
Y se empaca si la mando
Y no pudiendo yo ser
De mis costumbres tirano,
Difícil que los de afuera
Puedan gobernarme el canto.

Quien soy, quien soy
Es mi canto tu canto
Quien soy,
El lamento de mi tierra querida,
Tierna paloma herida
Que arrulla su penar,
Quien soy, qué soy
Paisaaano.

Canto por gusto nomás
Si el viento está de mal lado,
Canto con toda la voz
Me desensillo cantando
Y no lo tomen a mal
Me gusta cortar de un tajo,
Ni me busquen del revés
Porque tengo un solo lado...
Quien soy, que soy
Paisaano.

Si alguna pena se enreda
Canto mas bien por lo bajo,
Que el canto que llega así
Como mojado de llanto,
Levanta la cerrazón
Y alumbra con soles claros
Y así me gusta vivir
En mi vida tranco y canto:
Quien soy, que soy
Paisaaano.

Camino enhebrando leguas
Para coser los retazos
De todas las cosas lindas
Que enamoran a mi canto,
Por eso gusto llevar
Mi guitarra siempre a mano,
Libre de toda atadura
Sin corazón mercenario
Y se que puedo perder
Mi guitarra si la enjaulo.

Quien soy, quien soy
Es mi canto tu canto
Quien soy,
El lamento de mi tierra querida,
Tierna paloma herida
Que arrulla su penar,
Quien soy, qué soy
Paisaaano.


La nueva ley (El Evangelio criollo)

(Dibujo: Eleodoro Marenco)



"No vine a borrar la Ley
sino a darle güen sentido
y tengan por entendido
que antes pasará la tierra,
que un solo punto que encierra
no deje de ser cumplido".

"Naides ofenda al hermano;
más bien sepa que al rezar
antes se ha de perdonar
si quiere que Dios lo escuche;
y es preciso que se luche
pa saberse sofrenar".

"Naides cambie de mujer;
pero más le digo yo:
todo aquél que codició
con los ojos otra prienda
sepa entonces y comprienda
que ya por cierto faltó".

"Saquesé el ojo y la mano
que contra Dios lo malquistan
porque más vale que asista
tuerto o manco al cielo eterno,
que ser echado al infierno
con dos manos y dos vistas".

"La Ley les manda cumplir
el juramento hecho en juicio:
pero yo mando y propicio
que naides debe jurar,
sino afirmar o negar,
que lo demás es al vicio".

"La Ley manda amar al prójimo
y odiar a los enemigos;
pero yo más bien les digo
que han de amar a su contrario,
como Dios, que llueve el trigo
del güeno y del perdulario".

"No hagan sus güenas acciones
pa ser vistos nada más;
porque en la tierra nomás
ya tuvieron el consuelo,
y el Padre que está en los cielos
no les pagará jamás".

"No anden tocando el cencerro
si dan limosna al mendigo,
ni anden buscando testigos
que les ponderen lo que hagan,
porque, entonces, yo les digo
que ya cobraron su paga".

"Y lo que hace la derecha
que no lo sepa la izquierda,
pa que el valor no se pierda,
aunque lo inore la historia,
y Dios, que todo se acuerda
después les pague en su gloria".

"Al decir sus rezamientos
dejesén de tanto hablar,
que Dios ya sabe trenzar
ande se corta el cabresto,
digan pues el Padrenuestro,
que es lo mejor pa rezar".

"El candil de nuestro cuerpo
es el ojo, de seguro;
siendo pues el ojo puro
todo el cuerpo es luminoso
siendo el ojo malicioso
todo el cuerpo será oscuro".

"Naides sirve a dos patrones,
porque enseguida trompieza,
ni atinará con franqueza
andar bien con ellos dos;
naides puede amar a Dios
y también a las riquezas".

"Como juzguen a los otros
serán juzgados de lleno;
y naides al ojo ajeno
le busque la basurita,
si antes del propio no quita
la viga que tiene, al menos".

"Escuchen mi regla de oro
pa que vivan sin fronteras:
hagan siempre con cualquiera
lo que desean pa ustedes,
y eviten hacerle adrede
lo que pa ustedes no quieran".

"Dentren por la puerta angosta
pa encontrar la salvación;
y no sean del montón
que cruzan la ancha tranquera,
siguiendo la derecera
que lleva a la perdición".

"Y vendrán falsos profetas
a imponerles su opinión;
¡guardia entonces y atención!,
que, bajo el cuero de oveja,
con picardía manejan
las viles garras del lión".

"Se conocen por los frutos
que dan como risultancia;
no dan uvas las cardancias
ni dan hijos los abrojos;
el árbol no da a su antojo,
sino según su sustancia".

"Naides dentrará a mi Reino
nada más porque convierse,
sino aquellos que se esjuercen
en cumplir con Dios en todo;
allí no andan acomodos,
por más cuñas que se juercen".

"El que escucha mis palabras
y las practica fielmente
es como un hombre prudente
que hizo el rancho sobre piegra,
y es difícil que lo aviente
ni la tormenta más negra".

"El que escucha mis palabras
y no les da cumplimiento
es como un hombre sin tiento
que el hizo el rancho sobre arena,
tan flojo que daba pena
cuando se lo voló el viento".

"En fin les pongo un modelo
pa ser güenos sin igual;
ansí tendrán el ideal
y el mejor de los secretos:
que sean todos perfetos
como el Padre Celestial".

Cuando dejó la palabra,
la gente se almiró al ver
que enseñaba con poder
y no con la cantilena
con que hablan por boca ajena
otros máistros del saber.


La noche del peludero (Milonga Chamarritada)










Caminito tierra y yuyo
que porfiás pa'la barranca
como llevando en el anca
bandaditas de murmullo,
te adornás con el capullo
de alguna escarchita blanca.

Cauce de tierra tranquiada
por linyes y por bagreros
por los furtivos nutrieros
recorriendo el tramperío
¡la pucha que tiene frío!
la noche del peludero.

Lugar de la gente pobre
¡cha digo la pobre gente!
la de verija caliente
la de manos garrotadas
la que nunca pide nada
paque Dios no se le ausente.

Recitado:
Acostumbrao a estar solo
casi borrao el matambre
garrón tajiao por alambre
ojos limpios de chingolo
¡traigo el recuerdo y me embolo!
como agarrao de calambre.

Caminito lagunero
donde se cruzan las penas
carne flaca... gordas venas
candil de cielo el lucero
mezcla de santo y matrero
reventando las cadenas.

Cauce de tierra tranquiada
por linyes y por bagreros
por los furtivos nutrieros
recorriendo el tramperío
¡la pucha que tiene frío!
la noche del peludero.

lunes, 18 de septiembre de 2017

La Cañera (Chamarrita)


(Pintura: Gustavo Solari)


Aguardiente malicioso calentame la pobreza,
que el pobre chupa de encono y el rico con ligereza.
Metalé don Pancho Sosa, puntale la tormenta
chifle con buen aguardiente dende lejos trae las mentas.

Aguardiente brasilero te conozco del aroma,
haciendo peso al carguero cuando repuntás la loma.
Aguardiente pelo bayo peliagudo como ají,
por tu culpa el aparejo me lo cortó un zurubí.

Y en la chamarra, los ocho  dedos
de aquel moreno que era mensual,
por cada tecla su alma lloraba,
porque era el alma tradicional.

  Se quedó en la cantimplora, dando vuelta el alma mía,
lo mesmito que cuatrero topando a la polecía.
Aguardiente volvedor, te conozco en el frasquillo,
te me vas por la malicia, me volvés por el cuchillo.

Y en la chamarra, los ocho  dedos
de aquel moreno que era mensual,
por cada tecla su alma lloraba,
porque era el alma tradicional.

Aguardiente de velorio, corredor como centella,
si el finao' se levantara pa' hacer teclear la botella.
Aguardiente de bautismo, bendecido y subidor,
sólo quedan los compadres con el cura y el cantor.

Y en la chamarra, los ocho  dedos
de aquel moreno que era mensual,
en cada tecla su alma lloraba,
porque era el alma tradicional.


viernes, 15 de septiembre de 2017

La Estancia o "Martín Chico"



1
El nombre que se borraba
en la cornisa ruinosa
se iba salvando en el rosa
del musgo que lo cercaba.
La fecha que terminaba
en un borrón ceniciento
la completaban al viento,
como dos cifras seguras
las casuarinas oscuras
llegando hasta el firmamento.
2
La baldosa colorada
del ancho patio lustroso
bordeaba un frescor de pozo
con una planta enredada.
Bajo la sombra anlazada
de un sauce y un paraíso
el aire tenía el hechizo
y la premura de un vuelo
que uniera el azul del cielo
con los reflejos del piso.


3
En añosa lozanía
bajo esa fronda olorosa,
con gracia de mariposa
la dicha me perseguía.
Pensar que la perdería
también en la despedida
y que aunque la voz dolida
en el recuerdo la toque,
es inútil que la invoque
la realidad de mi vida.


4
Pero en el patio he dejado
junto a las hojas marchitas,
aquel juego con ramitas
y en él mi nombre alineado,
y aunque me lo hayan tapado
los años con tanta plaga
de “rama negra” y “biznaga”
y hasta la “cepa” lo encierre,
no hay temporal que lo entierra
ni tiempo que lo deshaga.
5
Por más que en el rumbo siga
que me señaló el destino,
allí quedé en el camino
y en el afán de la hormiga,
en la mata de la ortiga
oculta en la manzanilla,
en el cardo de Castilla,
en el olor del hinojo,
en la estrella del abrojo
y el filo de la gramilla.
6
El monte está tan lejano
y hace ya tanto que falto,
que debe ser el más alto
aquel ramaje cercano.
Siento que tengo en la mano
memoria para tocarlo,
pero si llego a olvidarlo,
en vano es que lo carcoma
la vida, que una paloma
siempre habrá para evocarlo.


7
En cada portón dormido
se habrá quedado el cerrojo,
hasta aquél que andaba flojo
debe haberse enmohecido.
Al camino retorcido
lo cubrirá la maciega;
me han dicho que nadie llega
a la casa abandonada
que aún está medio rosada
donde la lluvia no pega.
8
Entre plantas el sendero
llegaba, como avenida,
a la llanura tendida
en dirección al pampero;
allí, el silencio primero,
después, la desolación,
el verde sin dimensión,
y en el confín fugitivo
el cielo más comprensivo
que tuvo mi corazón.
9
Cielo que me está faltando
para techar la pradera
en cuya incierta quimera
siempre me estoy demorando.
La huella se fue borrando
y ya es inútil volver;
nada puede merecer
la vista que se ha nublado
más que el contorno morado
que atrista el atardecer.


10
Pero aunque el tiempo desdora
y desentona el paisaje
y bajo un ancho celaje
el llano se decolora,
una brisa tembladora
va cruzando las quebradas
y las lomas empinadas
y los bajos verdecidos
entre matices subidos
retornan a mis miradas.
11
Resta de tanto color
solo una mancha en el verde
y por más que la recuerde
me ciego en el resplandor.
El alma le da el temblor
y la emoción del presente
y hasta el aire transparente
de mañanitas tranquilas
con límpidas nubes lilas
al costado del naciente.


12
Campo donde he conocido
el trébol más perfumado,
el nabillo más pintado
y el cardo más florecido;
en el silencio extendido
debajo del firmamento,
sólo lo cruzaba el lento
avance de las neblinas
y bandadas peregrinas
tan rápidas como el viento.
13
En los confines vistosos
de luces estremecidos,
como dos sables tendidos
entre los juncos lustrosos,
plateados y rumorosos
lo llenaban de reflejos
dos arroyuelos parejos
llamados, aunque coevos,
el “Todos los Santos Nuevos”
y el “Todos los Santos Viejos”.


14
Brillo del agua corriente
olorosa de resacas,
quebracho de las estacas
y barandales del puente;
mojarrita refulgente
saltando la correntada,
vieja acacia desgajada
al borde de la barranca
y vuelos de garza blanca
y de gaviota manchada.
15
 En los arroyos empalma
el pensamiento inseguro
con lo más limpio y más puro
que tengo al fondo del alma.
Con un murmullo que ensalma
la soledad y el olvido,
por el rumbo repetido
del presente y del pasado,
todo lo que me ha quedado
está en sus cauces dormido.


Soguero


(Dibujo: Eleodoro Marenco)



Un día llegó a mi pueblo
detrás de la polvareda
de un solitario galope
iniciado en su querencia.

De 25 de Mayo
vino tejiendo las leguas
con las manos de su flete
en el telar de la arena.

Hombre de lazo y caballo
se ofreció para la yerra
y una mañana de otoño,
casi perdida en la niebla,
se lució entre los paisanos
con sus piales puerta afuera.

El óvalo de su lazo
con tan genuina destreza
de payanca o sobre el lomo
daba al ternero por tierra.

Después, domó una tropilla
-diez caballos y una yegua-
y la entregó al mayordomo
“blanditos como una seda”.

Así pasaron los años
con sus costumbres añejas.
Siempre mantuvo bien alto
de su campo, la bandera.

Se puso a trenzar silencios
con tientos de su paciencia
y un dramático silbido
reemplazó la fina lezna.

Lo llamaban “el soguero”
cuando daban referencias
porque cubrían su nombre
los prestigios de su menta.

Bajo la sombra de un sauce
les aflojaba las riendas
a vidalitas y estilos
recordando su querencia.
Memorias de tiempo adentro
poncho pampa de tristezas.

Por eso, cuando las tardes
perfumadas de cosechas
y por el viejo camino
pasan reseros y haciendas,
mi pueblo sale a nombrarlo
con voces de antigua arena.
Un patriarca de los criollos,
se llama Domingo Vera.

Qué pingazo!


(Dibujo: Rodolfo Ramos)



Babiando y echando espuma
ganó la oriya un guampudo
atropellando entrañudo
liviano como una pluma;
se hace’l tierral una bruma
que algo le’scuende las patas
pues apuesta en la bravata
perderse en la inmensidá
…que’l afán de libertá
su estampa crioya delata.

Pero rispondiendo al grito
de: “¡atajen atajadores!”
salió a mostrar sus valores
un paisano, en un “morito”,
ágil, dócil y bonito
que bien pisao y baquiano
en un tris lo tuvo a mano
golviéndolo sobre’l paso
…y alguien mentó: “¡Qué pingazo!
es el moro rabicano!”.

El paisano es uno más
de los tantos que campean
a la hacienda que lidean
bagualona y montaraz;
su “rabicano” es capaz
de’ncararlo hasta Mandinga
y es justo que se distinga
que un crioyo le dio el amanse
¡porque nunca en este trance
tayarán, costumbres gringas!

(9/04/1996)


Virtudes Choique


(Pinturas: Molina Campos)


A una escuelita que hubo
entre medio e las montañas…
los chicos iban en burro,
caballo, mula o a pata…

Era la única maestra
de aquel paraje serrano…
una morocha más linda
que el 25 de mayo.

Virtudes Choique su nombre
y la nobleza… su gracia
de bien que amasaba el pan…
también sembraba una chacra.

Solita con la limpieza,
las gallinas, la campana…
y hasta se hacía un tiempito
para ordeñar siete cabras…

Trajinaba canturreando
entre el aula y la cocina.
Con todo se daba maña
haciendo rendir el día…

Ella chocha con su oficio
lleno de juegos y cuentos
Dormía en la misma escuela
en un catre hecho con tientos…

Con la guitarra o sin ella
cantaba como un zorzal
los alumnos…Con todo eso…
¿Cuándo le iban a faltar?

Seño Virtudes!!! decía…
el chiquerío contento…
Iba a la cancha con todos.
Jugaba al fulbo y al tejo…

Mate cocido con leche,
Y de las cabras...quesillo
Cada mañana empezaba
entre rezos y entre mimos…















La cuestión es que una tarde
Apolinario a los gritos
llegó a su rancho mostrando
de la maestra, un escrito”:

Don Sosa y doña Petrona,
que no sabían leer…
estaban igual de chochos
al verlo resplandecer…

El muchachito saltaba,
y les leía la nota…
que mandaban de la escuela
al ranchito de los Sosa…

Señores padres informo:
“Que Apolinario su hijo
es el alumno mejor
En lo que va de este ciclo…”

Los viejitos lloriqueando
abrazaron al muchacho.
Se sentían bendecidos
por Dios y por el Estado…

Sin embargo en otro rancho
ocurrió algo parecido:
Con un burro que volaba,
Juanita trajo un escrito…

Los padres vieron la nota
“Mejor alumna” decía,
y ahí nomás hicieron torta
para halagar a la niña…

Ahí no termina la cosa…
Pues Melchor al otro día,
llegó chillando a lo loco
atropellao de alegría:

“¡Mire Mama, mire tata!
…la maestra me ha premiao
Me puso: “mejor alumno”…
y con color colorao…”

Así veintitrés chiquillos
fueron llevando sus cartas:
“Su hijo es mejor alumno”
en cada rancho sonaba…”

Y nada hubiera pasado,
si el hijo del juez de paz,
no hubiera mostrado al padre
ser mejor que los demás…

Vamos a hacer una fiesta!
Gritaba don Pantaleón
¡Un banquete por mi hijo
el mejor de la región!

A la maestra Virtudes
le mandó una invitación:
“Estimada y distinguida,
le pido de corazón…

El sábado habrá una fiesta
Locro, empanada y lechón…
y que usted venga con todos
Para mi será un honor…”

Y figúrense el revuelo
que se armó en esa ocasión.
Cada chico fue a su casa
soñando con la reunión…

Y como siempre sucede
entre la gente sencilla,
ninguno faltó a la fiesta
sin saber por que se hacía…


Será por que el pobre aprecia
el valor de compartir,
charlar un rato, bailar
comer alguito, reír…

Contentos con el convite
todo el mundo aquella vez
jué arrimándose al encuentro
en la casona del juez…

Que estaba emperifollada
con guirnaldas y caireles.
mesa larga, musiqueros
empanadas y pasteles..

De mano en mano iba el mate
Virtudes les guitarreaba
Pero alguien pidió silencio
bajo la sombra e` la parra…

Era el juez y, calladitos…
Le prestaron atención:
“Seguro nos va a va contar
el “por qué” de esta cuestión…”

Y parado en un tronquito
ensayó una carraspera
Se puso unos lentes gruesos
y empezó campear las letras…

Maestra, niños, vecinos…
Mis queridos convidaos
quiero decirles ahora
el motivo del asado…

Es festejar la noticia
que me ha llenado de orgullo
Mi hijo, mi muchachito
resultó mejor alumno…

Nada más y nada menos,
nombrado por la maestra
Por eso quiero brindar…
… de ahi… que siga la fiesta…

¡Pido aplausos por la patria,
Levanten todos el vaso!
Mi hijo honró mi apellido,
me siento glorificado …


Contra todo lo esperado,
no se escuchó ni un aplauso
se miraban entre todos
ninguno levantó el vaso…

El primero en protestar
fue el papá de Apolinario:
“El mejor alumno es este
Acá lo tengo a mi lado…”

Hasta el padre de Juanita:
(Colorao, de tanta rabia)
Que bramaba enfurecido:
“Yo tampoco brindo nada…”

Los otros desgobernaos
se trenzaran a peliar…
Pues cada cual defendía
Su más preciada verdad…

Y todo se jué al carajo
cuando el padre de Eloy Torres,
la clineó a doña Dominga,
y los vio Virtudes Choique:

“Estamos en una fiesta
cuidao con lo que van a hacer..
(Poniendosé entre los dos)
¡Socieguen… sujetensé…!

La gente bajó los brazos,
y empezó a quedarse quieta.
Todos miraban fulero
al rincón de la maestra.

Entre silencio y recelo
por fin , una madre dijo:
“usted resultó embustera
nos dijo a todos lo mismo.”

Algo notable ocurrió
en medio de esa sorpresa
Virtudes Choique reía
como loca de contenta.

"Ya veo que ni acá puedo
dejar de ser la maestra
¡Abran bien el corazón,
y paren bien las orejas…!"

Entonces la seño habló:
Y empezaron a sentarse:
“Yo jamás les he mentido,
y esto puede demostrarse”.

“Este es mi oficio y estoy
por el bien de estas criaturas
seré la primera en irme
si de verdad no me escuchan…”


“Esta fiesta es la primera…
Y aunque no lo puedan ver,
si apuntalan esta escuela
llegarán a veintitrés”.

“Cuando digo que Melchor
es el mejor, no les miento.
No quiere aprender las tablas.
Pero como él, no hay arquero…”

“Si Juanita es la mejor
tampoco les estoy mintiendo
Que aunque Historia ande floja
En amistad, es un cielo…”

“Uno que cumple con todo
pero no le digo nada,
cuando su gesto nervioso
nos hace perder las ganas…”

“Hay otro muy desprolijo.
De testigo tengo el cielo
que si alguien precisa ayuda
lo encuentra siempre dispuesto”.

“A veces quedo en silencio
con el que no es servicial
por que ni una mosca vuela
Cuando le da por cantar.”

“Tengo otro que es muy aplicado
detallista y con empeño.
Y me callo si le cuesta
prestar algo al compañero”.

“No puedo dejar de lado
a aquél, que es malo pa'l futbol
y entre todos le alabamos
ser el mejor, en Dibujo”.

“Y aquélla es mi peor alumna
en lenguaje pero igual.
Es de todos la mejor
cuando hay trabajo manual…”.

“¿Debo seguir explicando?
¿Acaso no han entendido?.
A la minga debo hacerla
sin dejar afuera un chico...”.

“Yo soy la maestra y debo,
llevar al mundo estos niños
Si todos vienen conmigo
son mi razón, mi destino…”.

“Han visto que cada uno
algo tiene para dar.
Pero como contrapeso
algo también que restar…”

“¡Adentro nuestro está todo!
¿Con qué he de soñar la Patria?
¿Con lo mejor o lo peor
de esta tierra contrariada…”

Los chicos estaban contentos,
los padres quedaron serios…
Y un perfume a Democracia
les iba arrimando el viento…