sábado, 18 de noviembre de 2017

Corazón entre brazas (Huella)


Don Mariano Moreno,
fuego sagrado,
defensor de los indios
como abogado.

Corazón entre brasas,
pluma encendida,
poniendo en la Gaceta,
calor y vida.

Don Mariano Moreno,
¡qué no dijera
si desde el mar profundo
nos respondiera!

A la huella, paisanos,
que ya llegamos.
Las Provincias Unidas
nos declaramos.


~~~

Llaneza en las costumbres
republicanas.
Igualdad en las clases
americanas.

Y que se abran las puertas
de la riqueza
y acabe el monopolio
con su torpeza.

Don Mariano Moreno
¡qué no dijera
si desde el mar profundo
nos respondiera!

A la huella, paisanos,
que ya llegamos.
Las Provincias Unidas
nos declaramos.


Remedio pampeano




I
En tuita botica busco
para mi mal un Remedio
Jaralaira, jaralaira,
jaralaira, jaralá.
como no puedo encontrarlo
lloro mi mal sin consuelo.
Jaralaira, jaralaira,
jaralaira, jaralá.

Salí Remedio salí
a curar el mal de amor
el que sufre y no se cura
muere en brazos del dolor.
Jaralaira, jaralaira,
jaralaira, jaralá.
el que sufre y no se cura
muere en brazos del dolor.

II
Tengo un dolor yo sé dónde
y me duele un yo sé qué
Jaralaira, jaralaira,
jaralaira, jaralá.
me he de sanar yo sé cuándo
si me cura quien yo sé.
Jaralaira, jaralaira,
jaralaira, jaralá.

Salí Remedio salí
a curar el mal de amor
el que sufre y no se cura
muere en brazos del dolor.
Jaralaira, jaralaira,
jaralaira, jaralá.
no permita Dios que muera
en los brazos del dolor.


jueves, 16 de noviembre de 2017

Me visitó la Virgen


(Dibujo: Rodolfo Ramos)

¡Me visitó la Virgen, gracias a Dios! Mi rancho
que se despluma y  tiembla al paso de los vientos
y lo sacude un largo destino de tapera,
se me ha llenao de flores, de niños y de rezos.

Yo vivo pa'los negros misterios de la tierra
y a las alturas solo mi pensamiento elevo,
cuando desvelos hondos me embargan y procuro
estrellas o relámpagos pa'iluminar mi verso.

Cuando se jueron todos y me quedé con ella,
me puse pa'adorarla mi chiripá más nuevo
y viejo por afuera y por adentro niño,
la contemplé con todo mi proverbial respeto.

¡Qué linda estaba llena de celestial belleza!,
tan pura como el agua del manantial que tengo
pa'que en las noches bajen los astros a mi rancho
o apaguen en las sombras sus ansias los viajeros.

Por una herida vieja que la techumbre tiene
se derramó la luna pa'humedecerle el pelo
y pálida luciérnaga que floreció en la noche,
le puso en la diadema su pulsación de fuego.

Tu tela araña como tutela de crepúsculo
hilando luna y seda se descolgó del techo
y le tejió paciente, un manto a su pobreza
que asujetó a lo alto, horcones de silencio.

Cuando se jueron todos y me quedé con ella
me puse pa'almirarla el chiripá más nuevo,
y hoy tengo los altares del alma florecidos
y sin saber la causa, me siento más contento.


miércoles, 15 de noviembre de 2017

Los Crotos

(Pintura: Pablo Solo Diaz)





Al del mono al hombro...

¿Quién recuerda las quimeras
De aquellos hombres ignotos
Conocidos como “Crotos”
“caminantes” o “linyeras”?
Con pena la tierra espera
Generaciones que vienen
Desperdiciando sus bienes
E ignorando a personajes
Que realizaban sus viajes
En los techos de los trenes.

De la rica y vieja Europa
Desvastada por la guerra
Arribaron a estas tierras
Con sus manos y su ropa.
Allá en el puerto con sopa
Apenas los alimentan
América se presenta
No como ellos la imaginan
Es larga en nuestra argentina
La eterna crisis del 30.

Son las pampas de unos pocos,
Hay huelga en la Patagonia;
Y nadie piensa en colonias
Cosas de gringos... o locos.
Son tristes tiempos que evoco
De estancieros en París,
Los que llegan al país
Se conchaban de bolseros
O como simples braceros
En juntadas de maíz.

Y pa dar mejor provecho
A barata mano de obra,
En los trenes no les cobran
Y que viajen en los techos.
Al frío le ponen pecho
Y a si se anota un poroto
Amontonando sus votos
El gobierno provincial,
¡METELE QUE VAS IGUAL
Y ANDÁ QUE VIAJÁS POR CROTO!

Y es de ese modo y manera
En que nace el sobrenombre
Que designa al mismo hombre
Que en italiano “linghera”
En las estancias croteras
Se forman para la trilla
Lujos de vida sencilla
Son “tumba, galleta, vino”
Dos chapas en un molino
O en el monte una casilla.

Y es un mundo sin mujeres
En donde el linye se exilia,
Sin caricias de familia
A diario se vive y muere.
La soledad que él prefiere
Podemos pensar también
Que del tiempo del edén
Existieron libertarios
Y en parte fue un solitario
Aquél que nació en Belén.

Alimentó su figura
De hombre osco, seco y serio
Algún oculto misterio
De amor, de muerte o locura.
Sin vestigios de dulzura
Sin querencias y sin metas,
Aguantaron con gambetas
El hambre, extravagantes
Anarquistas, inmigrantes
Con maestros y poetas.

Quedan unos linyes viejos
Medios pasaus de la vía,
Que aunque ancianos todavía
Han de vistear con reflejos.
Van con tranco desparejo
Atrapando la distancia,
Acusados de vagancia
Y vagando hasta en la muerte,
Con sus historias sin suerte
En las materas de estancia.

Caminaron el país,
Gente buena, gente ingrata
Bigotearon alpargatas
En juntadas de maíz.
Churrasquearon más de un cuis
En las zanjas del camino
El agua de cien molinos
Probaron en sus jornadas
Y hoy son tumbas ignoradas
En todo el suelo Argentino.


Año: 1989.-

Hagan justicia al humilde (Salmo criollo: 81/82)

(Pintura: "El precipicio", de Robert Sherer inspirada en 'la parábola de los ciegos' de Brueghel de 1568))


1
El Dios que habita los cielos
desde arriba lo ve todo.
Pero ustedes van del codo
con quien hace la injusticia,
y llevaos de la codicia
sentencian con acomodo.

2
Hagan justicia al humilde,
protejan al desgraciado,
al pobre, al abandonado,
al huérfano y a la viuda;
y no les nieguen la ayuda
contra el rico desalmado.

3
Ustedes son como ciegos
que no ven donde caminan;
los cimientos ya vacilan
y ustedes, como si nada,
siguen nomás la jugada
sin ver lo que se avecina.

4
Pero yo les aseguro:
por más grandes que se crean
morirán como cualquiera
y volverán al montón,
cuando el Señor nuestro Dios
domine la tierra entera.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Confidente y compañero (Recitao)


Te voy a llevar conmigo
para siempre en el recuerdo.
Porque fuiste un amigo:
confidente y compañero.

Anduvimos tanto juntos
que al olvido no te entrego;
simplemente sigo solo,
 te digo gracias, y te dejo.

Te conocí casi niño,
al principio como un juego.
Así se empieza contigo:
se juega a que uno es el viejo.

De niño jugando a grande,
uno entrevera los tiempos.
De grande jugando a niño…
pero se te acaba el cuento.

Si te habré apretado fuerte
cuando soñé el primer beso.
Ese que sólo se sueña,
porque no pasa de un sueño.

Se me hace que fue hace un rato…
¡y han pasado treinta inviernos!
Treinta años llevándote
 en el bolsillo del pecho,
lastimándome tal vez…
pero yo lo iba sabiendo.
Si eras un enemigo,
nunca fuiste traicionero.
Sos como el amor prohibido:
me dañas, pero te quiero.

Hicimos un largo viaje,
desde el santo hasta el silencio.
Cantaste cuando cantaba.
Callaste junto a mis muertos.

Fuiste luz en huella oscura,
sombra en las tardes de enero.
Llegaste a ser en mi vida
casi un vital elemento.

Pero vos me conocés.
Sabés de mi pensamiento.
Yo nunca voy a pagarte,
hermano, lo que te debo.
Por vos conservé un amigo.
Por vos escribí unos versos.

Juntos salimos los tres
el día del casamiento:
ella y yo soñando auroras;
vos, jugando entre mis dedos.

Cuando llegaron los hijos,
vos te aguantaste los nervios.
Nunca me dejaste solo
por largo que fuera el trecho.

Y ahora dirás si sentís
todo lo que estás diciendo.
Pará qué ésta despedida.
Por qué te quedás sufriendo.
Yo sé que vos me entendés.
Extrañándote te dejo.
Pero te llevo conmigo
para siempre en el recuerdo.

Me costó mucho trabajo
poder apagar tu fuego.
Vos no fuiste el culpable
que me dolieras adentro.

Pero la vida, en su andar,
nos lastima en el repecho,
Y ya parado en la loma
comienza el justo descenso.

Queriendo alargar el viaje,
por cobardía o por miedo,
te aparto del equipaje,
sigo solo, y no te llevo.

Ahora tan sólo te guardo
encendido en el recuerdo.
Te voy a fumar despacio,
de puro agradecimiento.

Chala te dicen los criollos;
pucho te llama el porteño…
Yo solamente te digo:
¡mi verdugo y compañero!




sábado, 11 de noviembre de 2017

Tristeza criolla (Valseao)


Ya en el rancho no nacen las flores
Ni se ve la guitarra colgada,
Ya no escucha la verde enramada
El idilio campero de ayer.
Ya no se oyen rodar las espuelas
Zapateando un malambo en la siega,
Ni se escuchan los “tristes” de Vega
Recordando el perdido querer.

La morocha... de ojos negros
Ya en tardes de primavera,
Recostada... en la tranquera
No espera más el zorzal.
Y el paisano no atraviesa
La misteriosa laguna,
Ni se oye... en noches de luna
El Pericón Nacional.

Ya todo eso llevaron los años
Ya no cruza, veloz, el “pampero”,
Y en las cañas, sostén del alero
No se para el jilguero a cantar.
Esa pampa callada es la tumba
De recuerdos que mi alma no olvida,
La tapera, su loza impulida
Y su cruz, el ombú secular.


Tradición


Decir 'Tradición' no alcanza
con un campo'e jineteada,
son muchas entrelazadas
las costumbres de mi raza;
es poncho, facón, es lanza,
es potro pidiendo cancha,
es apellido sin manchas
y es en el alma sentir:
mucho orgullo por vestir
nuestra hermosa pilcha gaucha.

Es 'Tradición' una rastra,
un cimarrón compartir,
es tradición el lucir
las enseñas de tu Patria;
es la raíz que te arrastra
con fuerza y sangre campera,
es la pasión más sincera
es respeto y humildad,
es luchar por libertad
sin cadenas ni fronteras.

No confundir 'tradición'
tan solo por ser jinete,
hay que amar, cuidar al flete
con cariño y convicción;
sentir una obligación,
trabajar, hacer gauchadas,
despertar cada madrugada
agradeciendo al destino
haber nacido Argentino
sobre esta tierra sagrada.

Es también la 'Tradición',
bajo el techo de una parra,
el pulsar una guitarra,
charango, bombo, acordeón;
expresar tu devoción
afirmándote en la huella,
elevar a las estrellas
nuestro himno, nuestro canto,
y llegar hasta los santos
con la música más bella.

Es enseñar al gurí
a ser hombre y educarlo,
que lo tuyo hay que ganarlo
con pala o el bisturí,
dale consejos y abrí
la puerta en su corazón,
que sienta una obligación
el amar nuestras raíces
y sembrar en los gurises
¡Patria Gaucha y Tradición!!

..............................................

Desde la vieja Estancia "El Sauce" en la Paz, Entre Ríos...

Feliz día de la Tradición.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Criollo (Recitado)


Ser argentino no era suficiente
para aquella progenie.
Argentino era el nombre comarcano
de la patria naciente;
pero el hombre
-ese cachorro mítico de puma-
todavía peleaba un territorio;
nombre, color y planta,
sangre bajo los cueros y las plumas.
Donde cayó el nativo
desde su testa sometida y bárbara
y el español de sayo y catecismo
su piafante epopeya cabalgara;
sobre el tributo de las lanzas rotas
el gaucho se encarnaba.

El gaucho: ese bastardo.
Ese mitad infiel, mitad cristiano,
suspendido en la historia sin encontrar lugar,
ese pequeño cristo americano;
que se batiera a lanza y a cuchillo,
soldado compulsivo en la frontera,
carne de peón, altivo y sanguinario,
matrero perseguido, chúcaro de la ley,
el condenado;
el que cayera al fin bajo las balas
del rémington certero
y el fuego lo engendrara otra vez
con un nombre inmortal:
el Martín Fierro.

No.
Aún tenía que llegar aquella gente.
Los que hacinaban las oscuras sentinas de los barcos
con bártulos de parias;
los que traían sus viejas herramientas
y su resignación y su nostalgia.
Los gringos, sí.
Con ellos
se tallaría este rostro americano:
con los ojos azules,
la negra crencha india,
rubio, trigueño, blanco,
el criollo;
un rostro adolescente de cien años
mestizando la historia;
arrullo de las últimas torcazas
sobre el rastro dormido de las fieras
en el umbral abierto de esta tierra
hacia la primavera.


Te conocí por "Ranchera"

(Fotos tomadas del blog de don Fernando: http://cajasdefosforos.blogspot.com.ar/)





Llegaste con el progreso
y hoy te conservá'intacto,
sos elementeo barato
que te conocen por eso.
Yo si no tengo un tropiezo
tal vez te tire unas glosas
y hasta te haría una estrofa
si es que me ayuda el Bendito,
pa' cantarte fosforito
si sos útil pa'mil cosas.

Vas prendido al campesino
y te utiliza el pueblero,
te usa el taura, el pijotero,
el bueno como el ladino;
yo se que en cualquier bolsillo
marchás insignificante
y en esta lucha constante
por este mundo infinito,
te utilizan fosfotiro
para distintas variantes.

Noventa hermano'encerrao'
en una cajita sola,
cabezas que se amontonan
pa'uno y otro costao.
Con pólvora fabricao
por todos reconocido,
sos amigo o enemigo
según como venga el viento
o un oscuro pensamiento
te arrime a los explosivos.

Flaco y sin nada'e cintura,
cuerpo y papel de cera,
te conocen por "Ranchera"
y sos de cabeza dura.
Caja azul y raspadura
todo tu envase completa
y si andando en las maletas
te hace el raspador, girones,
vi prenderlo en los talones
del que ha vivido en chancletas.

Te está jugando tan fiero
la competencia a la par
que te quieren apagar
con otro nuevo yesquero.
De yapa, por ser primero,
despierta curiosidad
una pancita con gas
que casi revienta'e lleno,
un signo de más y menos
y llave pa'regular.

Hasta dentro'e la cocina
la patrona te ha cambiao,
por cosas que han inventao,
fácil de usar, se imaginan.
Y teniendo en la Argentina,
el derecho de elegir,
los hombres que emple' en vid*
y las damas de mi suelo
usan aparato nuevo
con nombre de "Magicli'"

Por estar desocupao
se me dió por recordarte
y así de paso, alabarte,
por los servicios prestao';
andás con nombres variao'
de "Gaucho", "Fragata" y "Sol"
y a quien le tenés amor
es al viejo "Carusita"
que entre mechas y chispitas
prende con nafta o alcohol.

¡Dónde andarás fosforito?
quemándote en tu recuerdo,
tu alumbrar cansino y lerdo
se prende en el infinito.
Hoy por tu existencia grito
y junto  a las tres marías,
tengo la llama encendida
por algo tan servicial,
y porque sos popular
un patagón no te olvida.


Viejo "Carusita", encendedor con patente Austríaca que funcionaba con piedra y bencina:




Nota*: (no estoy seguro que 'eso' sea lo que se escucha)... Se aceptan correcciones y sugerencias!!